NUESTRA VOCACIÓN CRISTIANA.

El amor a María nos debe conducir a asimilar y reflejar su ejemplo de vida en la nuestra, su entrega confiada a la voluntad del Padre, su incondicional seguimiento de Jesucristo hasta la cruz, su docilidad a las insinuaciones del Espíritu Santo, su amor servicial a los hombres; especialmente a los más pobres y necesitados, su creativa cooperación como colaboradora en la redención del mundo. Una auténtica espiritualidad mariana hace crecer un profundo y sólido  amor a la Iglesia.

NUESTRA MISIÓN:

Promover e impulsar fraternal y alegremente el vínculo con Dios, Cristo y María.

El empeño apostólico por transformar cristianamente el mundo como instrumentos marianos, a través de encuentros varoniles de oración y Eucaristía de madrugada en santuarios, ermitas e iglesias.

VINCULACIÓN:

  • Lugar de gracias: Nos congregamos en Santuarios, ermitas, capillas y parroquias .

  • Quienes: Sólo varones. De todas las edades, niveles educacionales, sociales y económicos,  conscientes de nuestro ser varonil, lo que nos une a Cristo. En algunas comunidades hay vínculos especiales: San José, San Francisco, San  Alberto Hurtado, P.  José Kentenich, etc.

  • Oración: El momento de la oración tiene rasgos eucarísticos. Liturgia de la palabra, Liturgia de comunión, Adoración al Santísimo, Eucaristía. Son  expresiones de la profunda unión a Jesucristo y a la Stma. Virgen.

  • Periocidad: Los Madrugadores se reúnen los días sábado, por medio. Unos a las 06.30 hrs. otros a las 07.00. hrs. am.

  • Madrugada: El  «madrugar» ; constituye un rasgo espiritual del madrugador. Es un hombre que está mirando el mañana de la historia  y que quiere adelantarlo en su propia vida.

  • Comunidad: El madrugador gusta de su Comunidad, en ella vive y goza. La comunidad de corazones favorece su crecimiento espiritual y se manifiesta alegre y fraternalmente en la convivencia con los hermanos.

  • Originalidades: El madrugador acoge a sus hermanos con generosidad y respeta las originalidades de cada uno y de las comunidades en particular.

  • Apertura a proyectos: Las comunidades, según su originalidad y respetando las vocaciones personales de sus integrantes, asumen proyectos o tareas apostólicas, en los distintos campos de acción en que se desenvuelven como miembros de la Iglesia y la sociedad.